“El CUP es mi segunda casa”

Adrian Pigini

El año 1987 había comenzado y sólo faltaban unos meses para emprender el camino hacia su futura profesión. Con muchas ansias esperaba iniciar la carrera que había elegido, en el lugar que había elegido. Su deseo era ser Periodista y para alcanzarlo se formaría en el CUP, institución que en aquellos años se llamaba Escuela Superior de Periodismo Obispo Trejo y Sanabria.

Él ya sabía qué quería estudiar y en dónde. Lo que aún no había descubierto era el vínculo que había empezado a entablar con el CUP a partir de su decisión.

Con mucho entusiasmo comenzó su primer día de clases. A partir de ese momento, conocería a quienes serían no sólo sus profesores, sino también sus “maestros de la vida”. “En el CUP, encontré la excelencia profesional de docentes que, además de formarme con sus conocimientos, me guiaron en la profesión y en la vida. Personas admirables como Humberto Dabhar, Claudio Solana, Miguel Pérez Gaudio y su hermano Leopoldo”, expresa agradecido.

Había pasado un mes de cursado y, sin imaginárselo, tuvo su primera experiencia profesional. “Estaba transitando el viejo mercado de abasto, predio actualmente abandonado y donde se proyectó crear el Concejo Deliberante, cuando vi un movimiento extraño en la parte posterior de aquella vieja construcción. Con paso firme y grabador en mano, avancé atrapado por la curiosidad. La sorpresa fue mayúscula al ver cómo el Intendente, Ramón Bautista Mestre, recibía a una comitiva rusa y observaba los primeros trolebuses que llegaban a la ciudad. Me acerqué y respetuosamente le solicité entrevistarlo. Impensado debut profesional para un joven estudiante”, recuerda con orgullo.

En 1989, cuando estaba cursando el segundo año de la carrera, “quedó seleccionado para participar del proyecto de Radio Cura Brochero, 105,1 mghz en la Frecuencia de FM”. Desde ese momento, las oportunidades laborales fueron creciendo; formó parte del equipo de Canal NTA, la revista deportiva Al Toque! y la revista Aquí Vivimos. Además, luego de un tiempo, logró ser autor de dos libros: Racing por Siempre Campeón y la biografía del futbolista Luis Fabián Artime. Una de sus mejores notas fue “‘Un centro a la olla’ que narraba historias de trabajadores que eran futbolistas profesionales en sus horas libres”. Por esa publicación, recibió “una distinción del Cispren, en el Concurso de Periodismo Rodolfo Walsh”. “Descubrí que en Periodismo no había imposibles y que todo podía lograrse a base de esfuerzo y dedicación”, dice seguro.

Su relación con el CUP se fue haciendo cada vez más fuerte y él ahora sí la iba percibiendo. De ser estudiante en el establecimiento pasó a ser ayudante de trabajos práctico hasta llegar a ocupar el lugar en el que, luego de 25 años, todavía se encuentra. “El día posterior a mi egreso como periodista, me convocó el Rector Miguel Pérez Gaudio a su oficina. Luego de invitarme con un café y casi sin mediar palabras, abrió un cajón y me dio un papel para que lo complete. Era el nombramiento oficial como empleado de la, entonces, Escuela”, cuenta con emoción.

Así a partir del 1 de Marzo de 1990 Adrián Pigini “se comprometió a trabajar para la institución -en el área de Secretaría Académica- y a pesar de haber tenido otras oportunidades, valoró lo que encontró en el CUP”. “El valor humano, el respeto y el reconocimiento fueron valores determinantes para mí. El CUP es mi ámbito laboral principal, pero también mi segunda casa; es el lugar donde encontré una verdadera familia”, concluye sin dudarlo.

Micaela Maniás

Recibí información del CUP