El futuro y la formación

diaperiodistajuan

Ilustración: Juan Pérez Gaudio

Ser Periodista en estos tiempos

El futuro y la formación

Por Miguel Pérez Gaudio*

La evocación y celebración de nuestra profesión, en este 7 de junio de 2016, nos ofrece un buen motivo de actualidad y reflexión. El futuro del periodismo no debe subordinarse a los agoreros sin mística ni ideales, ni a los advenedizos sin códigos éticos ni técnicos, carentes de sentido, preparación y respeto por los valores pertinentes a la trascendencia social que tiene la profesión.

El periodismo requiere de abordajes pensados y de contenidos seleccionados por razones y fundamentos legítimos y pedagógicos. No es un entretenimiento para una comunicación vulgar. Tampoco es una herramienta promotora de odios y rencores. Menos aún, un recurso de manipulación de los poderes corporativos, de las ideologías economicistas, políticas, culturales y sensacionalistas. Todo ello somete la libertad de conciencia y autonomía crítica de los ciudadanos como los valores y derechos que hacen a la dignidad del hombre y de todos los hombres.

Debemos velar, muy especialmente, por los más pobres e indigentes, los excluidos y las víctimas de los hechos. Es necesario custodiar, desde el ejercicio de la profesión, por sus derechos humanos atropellados.

El Periodismo tampoco es un mito para desvirtuarlo con sutiles y seductores fingimientos, amparándose en su ejercicio como ficción simbólica. Por el contrario. Es una de las más grandes misiones sociales para comunicar a las personas entre sí, en la igualdad de los iguales. Es, ni más ni menos, que un privilegio de universalidad, un constante servicio a la verdad de los hombres y del mundo.

La formación del periodista

Es imposible sin mística y sin conocimiento. El ser realmente profesional del periodismo se sustenta en la ética y se integra a la solidez teórica y a las metodologías prácticas esenciales. Debemos educar humanísticamente, potenciando la voluntad y las inteligencias múltiples. Debemos comprender los cambios de época, valorar las nuevas tecnologías como soportes físicos neutrales, destinadas para diversos usos como extensión del ingenio humano para el bien intelectual, moral y espiritual y en favor del bien común. Lo contrario es engaño y perversión.

El CUP construye futuro en el día a día. Es el camino trazado en 45 años de historia, como obra de todos los que dan vida a esta comunidad, por un periodismo con futuro, sin supersticiones ni camelo contaminante. En esta evocación del Día del Periodista, esforcémonos todos por honrar la profesión.

*Rector del Colegio Universitario de Periodismo

Recibí información del CUP