El Locutor de la Comunicación Social

Micrófono

“Dios dotó la facultad a la naturaleza humana a las personas, de la capacidad de fonación, primera e imprescindible, para poder expresarse hacia sí mismos, pero como sentido para ser escuchado por los demás.

Si bien es cierto que al amanecer la vida con el lenguaje de hacerse oír como la principal expectativa de su madre, con el paso del tiempo, los códigos de la sonorización humana fueron adquiriendo significado -“tengo hambre; me hice caca; estoy sufriendo algún malestar”- . Más tarde incorporó las palabras matizadas por gestos, y así nació la comunicación de los hombres entre sí.

No hay modo ni lenguaje más extraordinario para ello que las palabras como melodía del alma.

Al instalarse las tecnologías de amplificación de la palabra, fundamentalmente los medios de comunicación, el hombre en su creatividad y ansias multiplicadoras de las palabras, creó las funciones y el rol del profesional: el Locutor.

Pero la palabra y su fonación con sentido, es la herramienta más delicada que existe.

Señores Locutores: si se perfeccionan en todo ello con sabiduría, entonaciones, actitudes, etc., sepan que el fin del Locutor social está en llenar de sentido sus parlamentos.

Que sea digno en el arte de la fonación, y como un primero y último compromiso en el ejercicio profesional.”

Prof. Miguel Pérez Gaudio.
Rector del Colegio Universitario de Periodismo.

Recibí información del CUP